Parentalidad positiva: ser firmes y gentiles con nuestros hijos.



Regañar =/ Enseñanza Castigo =/ Disciplina

Ser padres que escogen ser amables y a la vez firmes con sus hijos implica estar más interesados en metas de largo plazo sobre los aprendizajes que los fortalecerán en el futuro que en arreglar situaciones difíciles en un corto plazo.

Las siguientes son seis herramientas que te permitirán conectar mejor con tu hijo o hija.

1. Muéstrale tu amor incondicional (que tus hijos reconozcan que estas de su lado)

2. Recuerda ser empático

3. Platica con tus hijos -que no sea un monólogo, no hables por su cuenta (es apropiado compartir las reacciones personales de cómo nos hace sentir una situación).

4. Utiliza preguntas de “qué” y “cómo” para ayudar a sus hijos a explorar las consecuencias de sus actos (Esto es muy diferente que imponer consecuencias).

5. Intensifica su sentir de que los entiendes compartiendo un tiempo en donde viviste situaciones similares.

6. Decide, con dignidad y respeto, lo que procederá (Establece lo que harás en lugar de simplemente regañar o aplicar castigos).

El manejar parentalidad positiva ofrece oportunidades para que nuestros hijos aprendan lo siguiente:

1. Conocen que la libertad implica responsabilidad

2. Saben que en nuestra familia practicamos el respeto mutuo

3. Tener la confianza de ser capaces para aprender habilidades para la vida como resolver problemas, tener buena comunicación y el respeto hacia otros.

4. Los errores son oportunidades para aprender

5. Los miembros de la familia tienen sus propias vidas por vivir, y yo soy parte de su universo, pero no el centro.

6. El rol de los padres es demandar que se responsabilice al explorar con los hijos las consecuencias de mis decisiones en un entorno que no ridiculiza, no culpa y no lastima.

 

Referencia: Nelsen, J., & Lott, L. (2000). Positive discipline for teenagers: Empowering your teens and yourself through kind and firm parenting. Roseville, Calif: Prima Pub.



Deja un comentario